Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 4 de septiembre de 2009

radar

Lo liberó en el mismo instante en que lo tuvo, no podía creer en las brujerías de su tía aunque lo deseara hasta el fondo. No se trataba de volverse más locos, la insanidad mental es algo muy diferente a comprar listones rojos y canela.


Siempre le pareció sumamente poético encajar un cuchillo en la tierra, como haciéndole una vagina para que la lluvia se guiara por su olor seco y necesitado. Sin embargo, ese día, rompió la hoja blanca donde había anotado el nombre de aquél marinero, no iría con ella, como ninguno de los otros, y eso lo sabe, pero se deleita viviendo al borde, no al borde de sexo y lujurias compartidas, sino al otro, al de adentro, el que la hace inválida para amar.


“Puedo querer muchas cosas, pero no te quiero amarrado, quiero que vueles y entres por esta pequeñita ventana y te vayas de pronto como quien no dice nada pero mira en silencio al otro que duerme y sueña con ellos… ¿eres real?, ¿existes ahí en la inmensidad del mar picado?” Ella pensó que había apretado el botón, pero sólo había dicho aquello en voz baja y para sí misma, de cualquier forma no importaba, ella es mujer capicúa y radar se lee igual de atrás para adelante. Lo que se va se regresa, y ella siempre se ha ido sola a todas partes.

4 comentarios:

Maria Font dijo...

Dónde está tu cosito de seguidores? Sigo sin encontrarlo. Y sí comentaste el Primer eco del anósmico, sólo que en fbk jijiji Qué le pasó a R.A.D.A.R.?

Anónimo dijo...

Hola Carolina, me llamo Benjamín, estoy en la red de proyector. Ando buscando una guionista para pedirle un consejo, estoy haciendo una adaptación y está bastante cabrón, estoy atorado en una situación que necesito y no existe en el texto original. Me gustaría mucho saber tu opinión pues conocí tu blog y... sin palabras

Te dejo mi correo: lez_head@hotmail.com
para que podamos ponernos en contacto, mucho te agradecería algún consejín.

Saludos desde Puebla y muchas felicidades por tu blog, me encantó r.a.d.a.r... Mujer capicúa, wow.

Ojalá te llegue, porque estoy medio pendejo en este de los blogs.

Buena vibra

Maria Font dijo...

Todavía no puedo leer R.A.D.A.R. y sobrealimenté a tus peces =P

Cecilia Eudave dijo...

Por fin pude leer r.a.d.a.r me imagino que todo el imaginario de la costa debe ser un buen alimento para tus textos, me gustó y mucho, ya lo comentaremos...