Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 30 de agosto de 2010

Pre/facio.

Desperté y el gesto retraído en mi cara se hizo inevitable, intenté volver a dormir, no pude, la cama no era mía. Camino a casa pensé que tenía gastritis, más tarde asumí que lo que tenía era un poema atorado en las entrañas ya casi llegaba a la garganta, ya casi.

Al final, llegaron lágrimas y cartas suicidas bilingües y mal escritas pero sin desenlaces fatídicos (whoknows!).

Consejo entrañable y comprobado: cuando uno no entiende qué es lo que pasa, no hay que escuchar a Fito (aún y cuando pienses que te ayudará la de Cable a tierra), hay que escuchar a los Beatles pero con volumen bajo y que sea del Rubber soul para atrás.



Increíble, yo que pensaba que todo esto se trataba sólo de un poema dentro. 

3 comentarios:

Wendy Piede Bello dijo...

Tú sí que sabes de música.
¡Alimenté a los pececillos! ¿Sí? ¿Dos veces "c"?

Maria Font dijo...

EL OJO QUE TODO LO VE Si algún día piensas en tirarlo mejor mándamelo con dedicatoria :)

Alex Ramirez dijo...

quiero mas poesia